RETRIBUIR Y AGRADECER

Nuestro personal siempre se siente muy recompensado cuando un estudiante de una beca llama para saludarnos o para darnos una actualización sobre su situación actual, pero cuando un ex becado llama y nos dice que le gustaría apoyar a CasaSito, nuestra felicidad está en otro nivel. Es la prueba de que nuestro programa funciona, y nuestros estudiantes pueden romper el círculo de la pobreza y vivir una vida mejor.

Con amigos como usted, nuestro programa ha proporcionado educación para estudiantes con pocos recursos y ha elevado su conciencia social para que se conviertan en agentes de cambio en sus comunidades. Si hoy nos da un regalo, nos ayudará a lograr más historias exitosas como la de Leticia.

 

La exitosa historia de Leticia no fue fácil, es el resultado de la dificultad y la determinación.

Leticia proviene de un pequeño pueblo indígena en las afueras de Antigua llamado Santiago Zamora. Con cuatro hermanos, desafortunadamente sus padres no pudieron ofrecer educación a ninguno de ellos después de la escuela primaria. Cuando Leticia se graduó de la escuela primaria, sus hermanas ya estaban casadas, y una de sus hermanas dijo que la ayudaría a pagar su primer año de secundaria. Al tener una gran pasión por la educación y encontrarse sin medios económicos para pagar su educación, comenzó a trabajar como empleada doméstica en una casa en Antigua. A los 14 años, trabajaba de 7 a.m. a 12 p.m. cada día, ganaba $ 90 al mes, y luego volvía rápidamente a su ciudad, donde iba a la escuela por las tardes. En ese momento, no había transporte entre los dos destinos, y ella tendría que caminar hasta la próxima ciudad para tomar el autobús a las 6 a. M., El único autobús en la mañana que se dirigía a Antigua. Ella hizo esto por 8 meses mientras completaba su segundo año de escuela media. En su tercer año, comenzó a trabajar como mucama en la escuela local, donde conoció al profe Chris, un profesor de extranjero en Santiago Zamora, quien comenzó un programa de becas y la ayudó con los gastos de su colegiatura. Cuando se graduó de la escuela secundaria en 2007, fue profe Chris quien la presentó al programa de becas de CasaSito.

Leticia se graduó de la escuela secundaria con CasaSito y obtuvo un título técnico en Administración de Empresas.

Para ella, ser parte de CasaSito significaba que tenía que sobresalir en la escuela, participar en los talleres y diferentes actividades del club en ese momento. Ella siempre estuvo orgullosa de ser una estudiante de becas y cree que no hubiera podido graduarse tan fácilmente de la escuela secundaria sin la ayuda que CasSito le dio. Ella sintió que CasaSito era UNA FAMILIA QUE LA RESPALDABA y la motivó a alcanzar su máximo potencial y perseguir sus sueños.

Letticia siempre ha sido una chica independiente. Trabajando a una edad temprana empezó a pagar sus estudios, y con la ayuda de profe Chris y CasaSito logro terminar sus estudios técnicos. Ella nunca fue dependiente de sus padres y comenzó a trabajar contribuyendo a los ingresos de la familia y sus necesidades personales.

Hoy Leticia tiene 27 años, y ella es la única en su familia que termino la escuela secundaria y mejor aún, la universidad. Sus padres estudiaron hasta el tercer grado de la escuela primaria, y solo una de sus hermanas llegó a la escuela media. Ella dice que es común en su comunidad que las mujeres estudien hasta la escuela primaria, se casen cuando sean adolescentes y se conviertan en damas de limpieza.

“Nunca he tenido miedo de trabajar. Siento que cuando alguien pone más esfuerzo de su parte, valoras más las cosas que obtienes.”

Después de graduarse de la escuela secundaria, comenzó su carrera universitaria y comenzó a trabajar en una tienda de artesanía guatemalteca. Hoy es dueña de la tienda, mientras continúa completando su título universitario de ingeniería en sistemas.

“Mi padre me dice que soy muy diferente de mis hermanas. La mentalidad de ellas era siempre casarse y tener hijos, y para mí siempre ha sido estudiar mucho y encontrar un buen trabajo. ¡Siempre quise tener mi propio negocio y mirarme ahora! También tuve la oportunidad de viajar a Europa con el Profe Chris en 2009 y el año pasado fui a Italia a una feria empresarial para comercializar mis productos”.


Leticia está agradecida por el apoyo que CasaSito le dio y ha decidido devolver. Actualmente está trabajando en su sitio web para compras en línea, donde un pequeño porcentaje de todas las ganancias en línea se donará a CasaSito.

 

Puedes ver la tienda en Facebook

https://www.facebook.com/Mayita-Panchoy-522089281281538/

¡Por favor, haz tu contribución hoy y ayúdanos a empoderar a más jóvenes guatemaltecos, como Leticia, para que puedan tener un futuro mejor!

Comments are closed.